Motivos y razones por las que usar agua fria o caliente en la ducha

Motivos y razones por las que usar agua fria o caliente en la ducha

El estado del agua en la ducha

beneficios del agua fria y caliente en la ducha

Está claro que hay opiniones de todos los tipos, por eso que el planeta está repleto de tanta diversidad y por el mismo motivo hay gustos para todos cuando hablamos de ducharnos con agua fría o caliente, bueno … o bañarse con agua fría y caliente, puede que templada o a una temperatura agradable. Lo cierto es que hay mucha gente a la que le gusta darse una ducha de agua fría o casi fría, lo beneficios son muchos y quienes realmente están acostumbrados a hacerlo cada día, les suele ir mejor en muchos aspectos de la vida.

¿Y que hay del agua caliente? ¿Bañarse con agua caliente es bueno, o es malo?

Hay personas que prefieren el agua caliente en el baño o en la ducha, pero muy caliente. También veremos las ventajas del agua caliente un poco más adelante. Una de las prácticas recomendables es alternar entre agua fría y caliente, aportando beneficios extraordinarios.

En definitiva, el efecto frío hace que nos beneficiemos a nivel de salud en ciertos aspectos que queremos contarte ahora.

El agua a diferentes temperaturas puede ayudarnos sobre muchas partes de nuestro cuerpo, sea agua caliente o fría, las dos tienen beneficios aunque son diferentes.

¿Por qué es bueno ducharse con agua fría?

1. El agua fría es buena para combatir enfermedades.

Lo dicho, mejorar el sistema inmune con la activación general del sistema y la mejora del metabolismo. Con esto el cuerpo se encuentra mejor preparado para luchar contra enfermedades, infecciones o cualquier otra agresión por la liberación de mayor cantidad de leucocitos.

2. Despeja y activa la mente y el cuerpo

El primer efecto que notamos cuando nos duchamos, justo después de salir de una ducha de agua fría es la de sentirnos activos y despejados. El sistema nervioso sobre la piel se activa para enviar el mensaje de alerta dando como respuesta un activación en el organismo provocada por el mismo frío haciendo que mantengamos así un equilibrio interno de la temperatura.

Es la ventaja de ducharse con agua fría o más fría de lo normal 

Las duchas de agua fría son especialmente interesantes antes de un examen ya que incrementan la capacidad de atención, antes de ir al trabajo por el mismo motivo y por supuesto por el resto de beneficios que vamos a ver a continuación.

3. Agua fría para acelerar el metabolismo

Obviamente con la aparición de este frío durante y después de salir de la ducha el cuerpo empieza a pedir energía con la finalidad de mantener los niveles de temperatura interior correctamente. Para esto es necesario acelerar el metabolismo consumiendo así recursos almacenados en el organismo.

Como consecuencia empezamos a consumir azúcares y grasas del cuerpo para mantener la temperatura adecuada.

4. Mejora la circulación

El agua fría sobre el cuerpo tiene consecuencias positivas a nivel cardiovascular. Con la aparición del frío el nivel cardíaco aumenta y los vasos sanguíneos se contraen, la sangre circula a más velocidad y por tanto alimenta de oxígeno órganos y músculos mejorando la circulación.

Si la persona que decide tomar una ducha de este tipo padece algún tipo de cardiopatía o problema cardiovascular es recomendable tener precaución ya que incide directamente sobre el ritmo cardíaco y vasos sanguíneos.

5. Mejora el estado de ánimo

Tiene efectos directos y claros sobre el estado de ánimo, demostrado. El cambio de temperatura brusco con el agua fría hace que se cree noradrenalina en el cerebro por lo que aumenta la activación y mejoría del ánimo y el humor, paliando el estrés y la ansiedad, además de disminuir los niveles de cortisol según estudios.

6. Mejora la oxigenación

En cuanto exponemos nuestro cuerpo al agua fría se desencadenan una serie de reacciones en él a nivel interno y externo, por lo que en este caso nuestra respiración se empieza a acelerar unida al ritmo cardíaco. El cuerpo necesita más energía para hacer frente al frío, lo que hace que necesitemos obtener más oxígeno.

Por tanto, aumenta el nivel de oxígeno en el cuerpo y la sangre circula más rápido haciendo que nuestro cuerpo pueda abastecerse de esa energía más rápidamente.

7. Sirve como anti inflamatorio y alivio del dolor

Seguro que más de una vez te has dado algún golpe y para bajar la inflamación has usado frío. Esto se debe a que con las bajas temperaturas las células necesitan menos oxígeno bajando la hinchazón. Las duchas con agua fría provocan el mismo efecto sobre el cuerpo en general, bajando la inflamación en las zonas afectadas, aliviando dolores musculares o incluso los dolores de cabeza.

8. Ayuda a conciliar el sueño

A la hora de conciliar el sueño, las ducha de agua fría nos ayudan muchísimo ya que al igual que nos despeja y tensan nuestro cuerpo, durante el día nos permite relajarlo para llegar a la cama con un nivel de energía adecuado para dormir plácidamente.

Así tanto la facilidad para conciliar el sueño como la calidad del mismo se ven beneficiadas.

9. Beneficios para la piel y el cabello

El agua fría beneficios positivos sobre la piel y el cabello, todo lo contrario que pasaría con el agua caliente. Con el agua fría sobre la piel no se pierde grasa cutánea, además de permitir tonificar la piel al estirarla. Previene la caída del pelo y aporta mayor brillo a este.

10. Refuerza la autoestima

A nivel biológico el agua fría en la ducha puede ser experimentado como un reto de supervivencia, por lo que hace efectos sobre el subconsciente pudiendo generar mayor sensación de control personal y autoestima.

Se aconseja alternar entra agua fría y caliente en tus duchas del día a día

¿Bañarse con agua caliente es malo o bueno?

Hay que tener en cuenta la temperatura del agua caliente y el tiempo que se está expuesta a ella. Ya que si nos excedemos tanto en temperatura como en duración la piel puede deshidratarse y si la temperatura del agua es muy alta podría ocasionarnos lesiones de quemaduras en la piel.

Ducharse o bañarse con agua caliente puede ser beneficioso no solo para el cuerpo, sino para tu mente también.

Lo recomendable es darse una ducha de agua caliente a una temperatura que no supere los 37 grados centígrados con una duración máxima de 15 minutos.

Si tienes problemas en la piel como dermatitis, psoriasis, no son aconsejables las duchas o baños de agua caliente.

¿Qué beneficios encontramos con esta práctica?:

  1. Se abren los poros de la piel y se facilita así la limpieza
  2. Eliminamos toxinas
  3. Nos ayuda a conciliar el sueño mejor
  4. Con ella se relajan los músculos
  5. Ayudamos a nuestras vías respiratorias que de manera natural las descongestionamos con el vapor del agua. En caso de encontrarse resfriado aliviamos los síntomas.
  6. Ayuda a reducir la ansiedad

Decir también que no es recomendable el agua caliente todos los días sino en momentos puntuales. Lo normal y más recomendable para la ducha de diario es hacerlo con agua templada a una temperatura de entre 25-30 grados.

Tabla comparativa de los beneficios que tiene el agua fría y caliente en la ducha

Esta tabla te enseña que beneficios tiene el agua sobre tu cuerpo según sea su temperatura, puede que la próxima vez que te duches quieras poder decidir con que agua ducharte, para potenciar unas cosas u otras.

Agua helada en la ducha contra agua caliente

Ducha Fría vs Caliente

Agua Fría Agua Caliente
Estimula el sistema inmunológico Destapa la nariz constipada
Mejora la concentración Relaja los músculos
Te ayuda a despertar Disminuye la ansiedad
Te recarga de energía Reduce el cansancio
Te protege contra enfermedades Elimina toxinas
Aumenta el rendimiento laboral Destapa poros
Disminuye el dolor de cabeza Purifica la piel
Reduce la hinchazón Quita el insomnio
Quema grasa Ayuda a dormir
Eliminas toxinas
Tonifica la piel
Mejora el ánimo

 

Todavía no hay opiniones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *